Firma la petición Contra Vacuna VPH

NO a la vacunación masiva de niñas
contra el virus del papiloma humano

A la atención
del Presidente del Gobierno de España,
del Ministro de Sanidad
y de los Presidentes/as de las Comunidades Autónomas


Sr. Presidente, Sr. Ministro de Sanidad, Sres. y Sras. Presidentes/as de las Comunidades Autónomas

El año 2007 se introdujo en los calendarios de vacunación de nuestro país la vacuna del papiloma humano (VPH), a cargo del Sistema Nacional de Salud, una vacuna frente a la que se movilizó una amplia corriente profesional y ciudadana, al entender que no cumplía los requisitos de necesidad, seguridad ni eficacia imprescindibles ante una medida sanitaria de ese tipo, y que el proceso de licencia de la vacuna presentaba claros ejemplos de conflicto de interés.

Desde entonces se han producido numerosas notificaciones de efectos adversos, incluidos fallecimientos. Mientras tanto, las autoridades sanitarias se plantean ir rebajando la edad de vacunación, extender la vacuna también a los varones y administrarla en los colegios, todo ello con la finalidad de aumentar los índices de vacunación.

La vacuna no ha sido ensayada lo suficiente (y no sólo eso, sino que los ensayos realizados y financiados por los laboratorios fabricantes han sido ampliamente criticados por su falta de objetividad), no sabemos aún si ofrece una protección real frente al cáncer de cuello de útero, creemos que es innecesaria y además es insegura, como lo demuestra el elevado número de niñas sanas que están sufriendo efectos adversos sobre su salud.

Adicionalmente, la agresiva política comercial de las empresas farmacéuticas está dañando la buena imagen que las vacunas como método de prevención siempre habían tenido en España, erosionando la cobertura vacunal de otras vacunas que sí son necesarias y eficaces.

Por todo ello, SOLICITAMOS que:

  • Se paralicen las campañas masivas de vacunación de niñas, retirando la vacuna de los calendarios de vacunación, hasta que no se demuestre su eficacia, su seguridad y su necesidad.

Y además, que:

  • Se solicite el consentimiento informado a las adolescentes y a sus padres o tutores previo a la vacunación, para que puedan tomar la decisión de vacunarse o no teniendo en cuenta las carencias y limitaciones de la vacuna, así como sus efectos adversos, y no sólo la falsa promesa de “evitar el cáncer de cuello de útero”.
  • Exista absoluta transparencia a la hora de conocer el número exacto y actualizado de notificaciones de sospechas de reacciones adversas que hay registradas en nuestro país, con su tipificación y tasa de incidencia.
  • Se celebren unas jornadas científicas en España, para que investigadores y científicos puedan exponer y debatir sobre la vacuna contra el virus del papiloma humano (sobre su seguridad, su efectividad y necesidad).
  • Se reconozca el estatus de víctima de la vacuna del papiloma, lo que permitirá prestar la atención sanitaria adecuada a las jóvenes afectadas y se investigue para encontrar tratamientos para ellas.
  • Se cree un